Mi paisaje

Mi paisaje

 

Últimamente, camino siempre con los puños apretados,  y llego a casa con sonrisas en las manos.

Últimamente, doy dos pasos atrás cuando llega el metro, y procuro no asomarme a la terraza si hace bueno.

Últimamente, doblo los pies hacia dentro, y la sonrisa ya no me sale natural, tiro de ella, como un titiritero.

Últimamente, duermo boca abajo, y braceo a la zona más profunda del sueño, donde la luz del mundo queda lejos.

Últimamente, mis vaqueros parecen un desierto de cristales rotos, y arañan al quitármelos.

Últimamente, los nombres han vuelto a sangrar,  y  lleno las gasas con caras de mujer.

Últimamente, el mundo brilla con soberbia, y las parejas se queman en los parques.

Últimamente, evito las películas y las canciones, como  quien busca sombra en Agosto.

Últimamente, miro mucho la hora,  y creo que no voy a llegar a los cuarenta, y fantaseo con atentados.

Últimamente, devoro abrazos con  hambre de  náufrago.

Últimamente, me siento  a dos pasos del desastre, y vuelvo a ver el paisaje del que había logrado alejarme.

 

 

Un texto de Carlos Rubio Recio